Skip to content
13 mayo, 2011 / esdaiposgrados

SALUD LABORAL: ORÍGENES, EVOLUCIÓN E IMPORTANCIA EN EL TRABAJO

 

 

Hilda Moreno de la Colina

BREVE HISTORIA

E1 hombre desde su aparición en la tierra, para poder

sobrevivir, obtenía sus alimentos mediante la recolección

de frutos, plantas y raíces así como a través de la caza

de animales. Poco a poco el hombre fue evolucionando y

comenzó a emplear su inteligencia para la elaboración de

instrumentos y armas rústicas que le facilitaran la obtención

de productos de una manera más sencilla.

De esta forma es como el hombre inició sus primeras

actividades laborales, las cuales en ocasiones le implicaban

riesgos, accidentes e incluso la muerte.

Ante esta situación aparecieron personajes dentro de

esos grupos quienes se dedicaban a la atención y curación

de aquellas lesiones ocurridas dentro de sus labores y es así

como aparecen los primeros cuidados médicos, por medio

de hierbas y otros remedios.

Dentro de la historia de la Medicina surgen hombres

famosos como Galeno e Hipócrates que se encargaron del

tratamiento de las enfermedades y muchas de las cuales tenían

su origen en el tipo de trabajo que desempeñaban sus

pacientes. Observaron, por ejemplo, que los mineros llegaban

a presentar enfermedades respiratorias producidas por

la inhalación de gases que respiraban dentro de las minas.

El 4 de Octubre de 1633 nace en Capri, Italia el médico

Bernardino Ramazzini quien es considerado como el

«Padre de la Medicina del Trabajo» pues escribió un libro

titulado De morbis artificum diatriba (De las enfermedades

de los trabajadores) en donde hace referencia en especial

a las enfermedades de acuerdo con el tipo de trabajo que

desempeñaban los enfermos.

En el siglo XVIII con la Revolución Industrial y la

aparición de la máquina de vapor surgen grandes cambios

en la vida laboral y con ello aparecen múltiples problemas

dentro de la salud de los trabajadores.^

Es en el siglo XIX cuando se pone de manifiesto la relación

de condiciones de trabajo y enfermedad se comienzan

a investigar también las condiciones de vivienda de

los trabajadores, en su gran mayoría eran deplorables. Esta

situación hacía que los índices de ausentismo fuesen elevados

y la calidad y eficacia del trabajo se viesen afectadas.

También encontramos investigaciones como las de

Federico Engels y Carlos Marx quienes hacen un estudio

desde el punto de vista social sobre la relación de la salud,

la enfermedad, las condiciones de trabajo y las repercusiones

en el modo de producción.^

Ya el siglo XX la problemática dentro del área laboral

con relación a la salud de los trabajadores cobra tal importancia

para las industrias y el Estado que se crean organismos

especializados en el tema.

Es por esto que durante el año de 1919, en el marco de

las negociaciones del Tratado de Versalles, aparece la Organización

Internacional del Trabajo (OIT), como un organismo

especializado de las Naciones Unidas, cuya sede

se encuentra en la ciudad de Ginebra, Suiza y se encarga

de todas las cuestiones relativas al trabajo y a las relaciones

laborales. Su órgano supremo es la Conferencia Anual, que

se reúne durante el mes de junio. En 1999, la OIT recibió

el Premio Nobel de la Paz. Está integrada desde 2007 por

180 estados nacionales.^

En este mismo siglo y hasta nuestros días, encontramos

grandes avances en el campo de la industria, sobre

todo petroquímica, así como en el manejo de materiales

químicos tóxicos y sustancias radioactivas, dando lugar a

mayores fuentes de peligro en el trabajo. La exposición a

gases y contaminantes es otro de los factores que hacen

de la actividad laboral un problema social de gran importancia,

tal es el caso de la contaminación ambiental a nivel

mundial. De acuerdo con Sigerist (1943), la historia de la

salud ocupacional refleja la historia de la industria y del

trabajo.

La ley en diversos países ha formado organismos encargados

de ejercer la Medicina del Trabajo, en especial,

México no se ha quedado atrás y es por ello que desde

hace años se han creado instituciones de salud para los

trabajadores como es el Instituto Mexicano del Seguro Social

(IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales

para los Trabajadores al Servicio del Estado (ISSSTE).

Estas instituciones están encargadas de fomentar la salud

integral no sólo de la clase trabajadora sino también la de

sus familias. Ambas están regidas bajo las leyes que se encuentran

dentro del Artículo 123 de la Constitución Política

de los Estados Unidos Mexicanos, y que es aplicado

bajo la normatividad de los artículos de La Ley Federal

del Trabajo así como las leyes inherentes a cada una de las

instituciones.

Estos institutos le han dado al trabajador grandes beneficios

y un cambio en su calidad de vida no sólo para él

sino para su familia.

El médico juega un gran papel en este entorno de la

Medicina del Trabajo así como en la Salud Ocupacional y

no sólo logra un bienestar en la sociedad del país sino que

logra cambios favorables en la economía del mismo, pues

un trabajador sano desde el punto de vista integral del

concepto de salud, también será más productivo.”

Se han formado equipos de salud ocupacional multidisciplinarios

que están encargados de diseñar los planes

de salud en los distintos campos y áreas de trabajo y su

finalidad es lograr el más alto nivel de bienestar laboral.

MEDICINA DEL TRABAJO Y SALUD

OCUPACIONAL

No es lo mismo hablar de Medicina del Trabajo que de

Salud Ocupacional aunque ambas tengan cosas en común.

Las diferencias entre ambas están en dos puntos: uno es el

objeto de estudio y el otro es la práctica específica de cada

una de ellas.

Para la Medicina del Trabajo el objeto de estudio es la

enfermedad y en ningún momento es el enfermo.

En el caso de la Salud Ocupacional, lo que más le interesa

es la salud de la clase trabajadora considerada como

un fenómeno colectivo.

Tanto la Medicina del Trabajo como la Salud Ocupacional

están estrechamente unidas en función del trabajo y

sobre todo en el binomio Salud-Enfermedad. ^

En ambas se encuentra un carácter multidisciplinario

como sería la administración, seguridad e higiene, sociología,

un carácter legal, la ingeniería industrial, en fin,

faltarían muchas otras que nombrar pero lo que hay que

destacar es que para su completo desarrollo requieren de

muchas otras ciencias que les sirven de apoyo para su actuar.

SALUD OCUPACIONAL

Para poder entrar en el campo de la Salud Ocupacional,

es importante mencionar qué se entiende por salud.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el

concepto de salud como «un completo estado de bienestar

en los aspectos físicos, mentales y sociales y no solamente

la ausencia de enfermedad». Esta definición forma parte

de la Declaración de Principios de la OMS desde 1948,

fecha en que se fundó.

Desde entonces se considera que todo ser humano tiene

el derecho fundamental a la salud y que es el deber de

toda la sociedad el que cada individuo logre ese bienestar.

La Salud debe ser considerada como un estado del individuo

y de la sociedad que siempre puede ser posible de

mejorar.

Retomando la definición de salud hecha por la OMS

cabe aclarar que un individuo, para considerarse realmente

sano, es indispensable que no sólo tenga bienestar dentro

del aspecto físico sino que sus demás áreas también lo estén,

por ello es necesario un equilibrio de salud también

en el aspecto mental y social. Mientras cualquiera de estas

áreas del individuo esté alterada no podemos hablar de un

estado completo de salud. ^

 

RELACIÓN DEL TRABAJO CON LA SALUD

Así como el trabajo puede ser una fuente de peligro,

enfermedad y factores de riesgo, también mediante el trabajo,

las personas logran alcanzar una serie de satisfactores

y uno de ellos es la salud. Aunque parezca contradictorio,

podemos considerar al trabajo también como una fuente

de salud. Además el salario le permite adquirir al hombre

bienes necesarios para su manutención y la de su familia

dándole una estabilidad económica.

El realizar un trabajo, hace al individuo mantener una

actividad tanto física como mental armónica y de forma integrada

que favorece el nivel de salud del trabajador. Una

persona que no realiza ningún actividad laboral, puede tener

el riesgo de caer en un desequilibrio no solamente físico sino

también psicológico, tal es el caso de muchas personas que sufren

de depresión o de ansiedad debido a la falta de trabajo.

En todo trabajo el contacto social también tiene gran

significación para ese bienestar pues las relaciones interpersonales

juegan un papel muy importante, como sería.

Entre otras cosas, el sentido de cooperación o trabajo en

equipo, de apoyo emocional, de superación personal, el

sentido de pertenencia, etcétera.^

Vemos entonces la estrecha relación que existe entre

el concepto de salud y el trabajo. Podríamos por lo tanto

reafirmar que el trabajo es una fuente de salud que abarca

los aspectos físico, mental y social o sea una salud integral

y agregaremos que ese bienestar que se obtiene con el

trabajo no sólo redunda en el trabajador, sino que, con su

trabajo, también logra mejorar el bienestar de los demás.

El trabajo, así como encontramos que puede generar

un estado de salud y de bienestar, también, en un momento

dado, puede ser origen de daño a la salud. Es muy importante

valorar las condiciones de higiene y seguridad en las

que se desarrolla una persona durante su actividad laboral.

Son los accidentes de trabajo uno de los factores que con

mayor frecuencia afectan a los empleados; siendo causa de

incapacidad temporal o permanente para los que los sufren.

En México, en el 2007, se registraron cerca de 450 mil

accidentes en el ámbito laboral, lo cual significa que, de cada

100 trabajadores, 2.5 sufrieron una lesión por incidentes de

trabajo. En el (IMSS) más del 40 por ciento de incapacidades

se expiden por accidentes de trabajo y también representan

el tercer motivo de atención en los servicios de urgencias,

después de los que ocurren en vía pública y en el bogar. ^

Así mismo, otro factor de igual importancia son las

enfermedades que llegan a presentar los trabajadores teniendo

como factor etiológico el tipo de trabajo que realizan

o la profesión que ejercen.’ (Hunter, 1975)

Los profesionales de la salud deben estudiar tanto los

factores de riesgo que pueden sufrir los trabajadores al utilizar

maquinaria pesada, herramientas de difícil manejo o

con superficies cortantes, así como las condiciones del ambiente

laboral, como por ejemplo una buena iluminación,

buena ventilación, la composición del aire-ambiente, ropa

apropiada y de protección según el tipo de trabajo que desarrollen,

así como evitar pisos resbalosos o húmedos con

el fin de evitar los accidentes que ocurren a menudo.

Otro factor a considerar son las horas de jornada laboral

y las horas extras excesivas, es decir más de 48 horas a

la semana. Por ejemplo, no es igual laborar dentro del turno

matutino que en el turno de la noche en que se presentan

con mayor frecuencia los accidentes. De acuerdo a la OIT,

de 600 millones de personas activas en el mundo, una de

cada cinco trabaja un número «excesivo» de horas. Los accidentes

suelen presentarse cuando el trabajador se encuentra

fatigado y no puede tener la habilidad ni la concentración

adecuada que le permita realizar su trabajo sin riesgo.

Nos damos cuenta de que los factores son múltiples

y que no solamente dependerán del sitio de trabajo, de sus

condiciones, de la habilidad y conocimiento del trabajador

para llevarlo a cabo sino que existen otros factores de tipo

«personal» como sería la edad, sexo, actitud hacia el trabajo,

o la confianza que adquiere el trabajador al realizar

constantemente una tarea, teniendo poco cuidado y olvidándose

del riesgo o riesgos que puede sufrir.

El darnos cuenta de la etiología multifactorial en la

que se ve envuelto un accidente de trabajo y la repercusión

no sólo sobre el trabajador, la familia, la empresa, la sociedad

e incluso la economía de un país, nos hace considerar

la importancia del desarrollo tanto de la Medicina del Trabajo

como de la Salud Ocupacional.

En el desarrollo de estas dos ciencias se ha hecho mayor

hincapié en el estudio, manejo y tratamiento de los

accidentes de trabajo y se ha dejado o se le ha dado menor

interés a las enfermedades que se llegan a presentar al realizar

cierto trabajo, por ello se les conoce como «enfermedades

profesionales», esto ocasiona que se sepa menos de

ellas y no se les de la importancia que merecen.

Claros ejemplos de este tipo de enfermedades son las

de las personas que permanecen por largos períodos de

tiempo sentadas o de pie y tienden a padecer del sistema

músculo-esquelético.

Otro ejemplo, con distinto tipo de actividad, es el de los

profesores, quienes sufren con mayor frecuencia de padecimientos

laríngeos en especial de las cuerdas vocales (disfonía o

ronquera) pues fuerzan el tono de voz para poder ser escuchados

por los alumnos y no se les enseña a hablar sin forzarla.

Vemos por tanto que el trabajo puede ocasionar accidentes

o producir enfermedades pero no sólo eso, sino

que también puede agravar las ya existentes en algunos de

ellos. Tal sería el caso de las personas que sufre de hipertensión

arterial, padecimiento que se puede agravar por

factores como estrés, vida sedentaria, el exceso de trabajo,

los turnos nocturnos, etcétera.

IMPORTANCIA DE LA MEDICINA

PREVENTIVA

Durante años la Medicina en general estuvo enfocada

en la curación de las enfermedades y del manejo de accidentes.

Este enfoque requería de un costo muy elevado

para las empresas y para los hospitales y centros de salud.

Así mismo si nos referimos a la Medicina del Trabajo y a

la Salud Ocupacional ambas se encontraban en las mismas

condiciones.

Cuando se empieza a hacer hincapié en los beneficios

que se podían obtener dentro del campo de la prevención

de accidentes de trabajo así como de promover la salud

ocupacional surge como resultado la Medicina Preventiva.

Aunque esta medicina está más desarrollada en los

países del primer mundo, ya empieza a adquirir importancia

y se le está dando mayor valor en todas partes.

Las grandes empresas, fábricas y centros de trabajo de

cualquier índole se han visto beneficiados, ya que es más

económico prevenir ciertos riesgos de trabajo y evitar que

se presenten enfermedades «profesionales» que provocaban

ausentismo, incapacidad e incluso el retiro de muchos

trabajadores, que derivan en grandes pérdidas económicas.

Mantener al trabajador en ambientes de bajo riesgo y

de evitar enfermedades que le son causadas por las condiciones

laborales harán que éste desarrolle su trabajo con

mayor destreza, precisión, y calidad y por ello la empresa

aumentará su productividad, redundando en la economía

de la misma.

Entonces, podemos decir que la Medicina Preventiva

disminuye en gran parte los gastos y costos que implican

los tratamientos y curaciones de todos aquellos trabajadores

que se ven afectados. Es bien sabido que las medicinas,

materiales de curación, los tratamientos, no sólo médicos

sino quirúrgicos, así como los días de estancia en el hospital

afectan en gran parte la economía tanto de la empresa

como del país.

Por otro lado, la productividad de las empresas, así

como los beneficios en su economía también darán frutos

y esto se reflejará en los resultados positivos dentro del

campo de la productividad y economía del país.

ENFOQUE DE LA SALUD OCUPACIONAL

La salud ocupacional se ha enfocado a la búsqueda del

máximo bienestar posible en el trabajo, no sólo en la realización

del mismo sino de sus consecuencias. Este bienestar

debe ser de carácter integral o sea, físico, mental y

social.

Para que ese bienestar se logre se requiere de diferentes

campos profesionales que serán los encargados de este

fin y entre ellos podemos mencionar:

Medicina: Todos aquellos médicos dentro del campo

de la Medicina del Trabajo como de la Salud Laboral encargados

de la prevención y detección temprana de enfermedades

originadas o agravadas por el trabajo.

Psicología: Dentro de este campo se encuentran los

especialistas en psicología laboral, social y organizacional

que se encargarán de los padecimientos dentro del área no

sólo física sino mental.

Enfermería: Este equipo profesional hará gran labor

como promotor de la salud implementando acciones educativas

en esta materia dentro de lo que se conoce como salud pública y

ocupacional.

Sociología: En este campo estarán los especialistas

dedicados a proponer acciones encaminadas a la reducción

de los riesgos dentro de los aspectos sociales.

Ingeniería: Aquí los especialistas en higiene industrial,

así como de la prevención de riesgos, serán los que adopten

las medidas organizacionales y técnicas que sean útiles

para la reducción de los riesgos de enfermedades profesionales,

como de accidentes del trabajo.

Ergonomía: Esta especialidad estudia las características,

necesidades, capacidades y habilidades de los seres

humanos, analizando aquellos aspectos que afectan al

entorno artificial construido por el hombre relacionado

directamente con los actos y gestos involucrados en toda

actividad que éste realiza.

Todas estas áreas de trabajo sirven de gran apoyo para

el desarrollo de la salud laboral y existen muchas otras

también involucradas como la Economía, el Derecho, la

Educación y muchas más, pues como ya se dijo, «la salud

laboral debe ser estudiada desde un campo multidisciplinario

».”

No por esto, debemos olvidar que los más interesados

y los que mayor preocupación y responsabilidad tienen en el

desarrollo de este campo son los trabajadores y los patrones.

FUENTES DE CONSULTA

BAYER, R., ed. (1988). The Health and Safety of Workers.

N.Y.: Oxford Univ Press.

ENCYCLOPEDIA BRITTANICA. (1974). 15th ed., p. 80.

Chicago, IL.

SIGERIST HE (1943). Quoted in Rosen G: The History of

Miners’Diseases, p. ix, Schuman, New York,1943

ABRAMS, H.K. (1992). «Some hidden history of occupational

medicine.» Env. Res. 59: 23-25.

OIT, 1998 Endclopedia de la salud y Seguridad en el trabajo

España, 3* edición.

OMS (1986). Ottawa Charter for Health Promotion. Copenhagen,

WHO/Europe, 1986.

DEUTSCH, S. (1981). «Work environment, reform, and industrial

democracy” Sociology of Work and Occupations 8:

180-194.

HUNTER, D. (1975). The Diseases of Occupations. London:

English Univ. Press.

AMERIGAN JOURNAL OF PREVENTIVE MEDIGINE,

Volume 43, Issue 4, October 2006, Pages 274-290

ABRAMS HK: A short history of occupational health. /. of

Public Health Policy. 2001;22(l):34-80.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: